Lectura fácil (pincha para leer la noticia en lectura fácil)

Plena inclusión lanza la guía
Lectura fácil y lenguaje no sexista.

Este documento explica
cómo hacer documentos:
– Que sean fáciles de entender.
– Con palabras que no discriminen a las mujeres.

Algunos consejos que da:
– Pon ejemplos e imágenes
en los que salgan mujeres y hombres.
– Cuida no relacionar actividades con el sexo.
Por ejemplo: las mujeres cocinan
y los hombres conducen.

En este enlace te puedes descargar la guía

¿Qué es la lectura fácil? (pincha para saberlo)

La Lectura Fácil es un método de adaptación y redacción de materiales que pretende hacer accesible la información y la cultura a las personas con dificultades de comprensión lectora.
Sigue dos tipos de criterios fundamentales:
Criterios de legibilidad: tienen que ver con los aspectos formales del documento (contraste, uso de imágenes, tamaño y espaciado de letras, alineación del texto…)
Criterios de comprensibilidad: tienen que ver con las normas ortográficas y gramaticales.
Y lo que se busca es crear un documento más estimulante, más atrayente y fácil de leer y, a la vez, un texto más fácil de comprender.
¿Por qué es importante la lectura fácil?
Porque el 30% de la población tiene dificultades de comprensión lectora.
Porque la lectura nos ayuda a comprender el mundo que nos rodea, del más cercano al más lejano. Nos permite PARTICIPAR de forma activa en la sociedad y nos permite ejercer nuestros DERECHOS.
La lectura fácil se dirige a personas que tienen dificultades de comprensión lectora. Tanto de forma transitoria (inmigrantes, escolarización deficiente…), como de forma permanente (personas con alguna discapacidad sensorial o intelectual).
La metodología de lectura fácil sigue unas pautas generales que tienen que ver con:
El contenido
Seguir un orden lógico en la exposición de los acontecimientos.
Relatar las acciones de la forma más sencilla posible.
Lenguaje
Sencillo, pero no infantilizado.
Evitar el lenguaje abstracto.
Utilizar ejemplos, siempre que sea posible.
Forma
Utilizar un tipo de letra grande y márgenes e interlineado generosos.
Acompañar el texto con imágenes que puedan favorecer la comprensión.
El movimiento asociativo Plena inclusión sigue las reglas europeas para hacer información fácil de leer y comprender.

¿Es posible utilizar un lenguaje no sexista en la lectura fácil? El lenguaje no sexista es una forma de expresarse que trata de evitar invisibilizar o discriminar a las personas por su sexo, en especial a las mujeres. Por su parte, la lectura fácil es una metodología para crear documentos que son más fáciles de entender. Está pensada sobre todo para las personas con dificultades de comprensión.

Para responder a esta duda, la Red de Accesibilidad de Plena inclusión ha lanzado la guía Lectura fácil y lenguaje no sexista. La red nació en 2016 y está formada por personas expertas en accesibilidad cognitiva de cada una de las federaciones del movimiento asociativo, entidades estatales y las entidades de Ceuta y Melilla.

La guía adapta a lectura fácil algunas de las recomendaciones habituales para utilizar el lenguaje no sexista, pero también analiza casos en los que el lenguaje no sexista puede complicar la comprensión y apunta soluciones alternativas.

Por ejemplo, el uso del desdoblamiento o de caracteres extraños (como la arroba o la x) para formar plurales puede provocar dificultades en la lectura. Por eso, en algunos documentos puede ser una buena idea turnar el uso del femenino y el masculino.

La recomendación principal que realiza la guía es tratar de incorporar ejemplos de mujeres y hombres con enfoque de género, es decir, en los que se cuide no asociar ciertas actividades a un determinado sexo. Por ejemplo: mujeres que cocinan y hombres que conducen.

También pone el foco en el uso de pictogramas más inclusivos o el uso de la palabra “personas” en lugar del masculino genérico.

La guía incluye incorpora la reflexión de que el lenguaje no sexista puede ayudar a la comprensión. Por ejemplo: en los casos en los que las mujeres no se sientan identificadas por el uso del masculino genérico.

Share This