“Hace falta revisar toda la normativa vigente para no limitar el pleno disfrute de los derechos humanos por parte de las personas con discapacidad”

Madrid, 7 de octubre de 2014. En su visita a España, la chilena Mª Soledad Cisternas (Premio Nacional de Derechos Humanos 2014 en su país) ha participado en un encuentro organizado esta mañana por FEAPS con el fin de hacer balance de la aplicación de la Convención de la ONU sobre derechos de las personas con discapacidad, ocho años después de su aprobación.

 

En un desayuno organizado por FEAPS esta mañana, la presidenta del Comité de Naciones Unidas sobre derechos de las personas con discapacidad, María Soledad Cisternas, ha hecho balance de la aplicación en España de la Convención de la ONU sobre derechos de las personas con discapacidad.

En el encuentro también han participado representantes de estamentos jurídicos españoles, como el Consejo General del Poder Judicial, el Consejo General de la Abogacía Española, el Ministerio Fiscal, la Universidad Carlos III y la Fundación ONCE.

 

Aspectos de mejora. Respecto a esta aplicación, Cisternas ha destacado varios aspectos de mejora observados por su Comité. En primer lugar se ha referido al reconocimiento de la capacidad jurídica de las personas con discapacidad (artículo 12 de la Convención), cuyo alcance de aplicación “no se está entendiendo bien”. Este alcance supondría un auténtico “cambio de paradigma”, y en la práctica precisaría “la revisión completa de todo el ordenamiento jurídico”. Junto a ello, también sería importante la implicación tanto del poder judicial como de la propia sociedad civil. Para Cisternas, la Convención resulta “totalmente vinculante para las legislaciones de los países firmantes” en relación con la superación de modelos como el de incapacitación judicial de personas con discapacidad que hoy no son acordes con la correcta aplicación de la Convención. Actualmente, ante la falta de una completa adaptación en este ámbito, debemos exigir la debida aplicación de la ley acorde con la Convención. 
Este asunto de la formación de los jueces en los derechos humanos, la discapacidad y su diversidad, ha sido destacado por Cisternas como uno de los retos actuales más importantes. Por supuesto, hace falta un importante barrido de toda la normativa vigente para no limitar el pleno disfrute de los derechos humanos de las personas con discapacidad, pero no hay que olvidar que “la Convención en cuanto que norma internacional de Derechos Humanos ha de considerarse superior a la ley ordinaria“. 
Un ejemplo de ello sería el del acceso a la justicia de estas personas con discapacidad: casi siempre se alude a la necesaria adecuación de los procedimientos, pero casi tan importante o más sería la existencia de jueces concienciados que ayudaran a este acceso.  
Otro aspecto de mejora en la adaptación de la Convención sería el del disfrute de la autonomía y la inclusión en la comunidad de las personas con discapacidad (artículo 19), que no se está aplicando en la medida en que la Convención lo requiere. Aún existe institucionalización y la provisión de medidas de apoyo es insuficiente.Cisternas también se ha referido a otra de las preocupaciones de FEAPS en relación a la Convención: el derecho al sufragio de las personas con discapacidad intelectual, que aún en muchos casos se ve vulnerado por los procesos de incapacitación. Cisternas ha señalado que la jurisprudencia del Comité de Naciones Unidas que preside, ha sido unánime en la restitución de este derecho en base al artículo 29 de la Convención, relacionado con la participación de las personas con discapacidad en la vida pública y política. 
Aspectos positivos. Como aspectos positivos, Cisternas ha destacado que en nuestro país existe una evidente toma de conciencia, y se nota que hay un ejercicio permanente de campaña en asuntos importantes como educación, igualdad, no discriminación, etc. En España ya no se observa un modelo antiguo y caritativo. Además, nuestro país es un ejemplo de la participación de la sociedad civil (representada por organizaciones como el CERMI) en el seguimiento de la aplicación de la Convención sobre derechos de las personas con discapacidad. Eso es algo novedoso respecto a la aplicación en otros países. 
En el encuentro han participado representantes de los principales estamentos jurídicos de nuestro país. Por parte del Consejo General del Poder Judicial, Nuria Días Abada y Pilar Llop; por parte del Tribunal Supremo, el fiscal Carlos Ganzenmüller; del Consejo General de la Abogacía Española, Pepa García Lorente, José Luis Segimón, y Francisco Segovia; de la Universidad Carlos III, la profesora Mª del Carmen Barranco; y por parte de Fundación ONCE, Lourdes Márquez de la Calleja. Junto a ellos, han intervenido el responsable de la Red de Juristas de FEAPS, Torcuato Recover, y la Directora Adjunta de esta organización, Laura Espejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*